La Huerta da una vuelta

con sus callos al instante

 

Cuando se trata de iniciativas y de emprendimiento en lo que a cocina se refiere, es indispensable mencionar a los hermanos Reinaldo y Gumersindo Romano, quienes desde hace más de 40 años vienen complaciendo gustos y sabores de la cocina tradicional española. En esta fecha e iniciándose el año, sorprenden con un nuevo proyecto. Se trata de Alimentos Asturianos, una empresa recién creada en el mercado culinario, con una marca de productos a la cual denominaron “La Aldeana”.

 

La historia de los Romano, se inicia en la parroquia Candelaria con una pequeña tasca que cautivó por el uso de la plancha para sus preparados, se llamo la Carabela y aún funciona en la esquina de Urapal. Más adelante se trasladaron a Sabana Grande y crearon la Bajada, un lugar de bohemia lleno de estudiantes, sibaritas e intelectuales. Finalmente anclaron en la Huerta desde donde han desarrollado toda una inventiva culinaria que les otorga una patente de corso en lo que a fogones se refiere.

Con su nuevo emprendimiento Reinaldo Romano señala que se trata una iniciativa en donde se funde tanto la gastronomía española con la tradicional caraqueña.

Son dos los productos con los que se inicia el proyecto. Por un lado se tiene una presentación novedosa de los típicos callos españoles, los cuales vienen envasados al vacío y que les permite al ama de casa y al responsable de la cocina de cualquier hotel o restaurante, preparar en cuestión de treinta minutos lo que normalmente suele ser un trabajo de tres días. Por el lado tradicional caraqueño, ponen a la disposición del público la base para elaborar el mondongo criollo. 

 

Señala  Gumersindo, que no exageran cuando aseguran que con esta iniciativa convierten el trabajo de tres días en media hora, si se toma en cuenta que estos dos preparados son especial mente laboriosos, pues desde el momento en  que compras la panza, las patas de res patas y de cochino, lavas adecuada mente, troceas, remojas con agua y vinagre para eliminar olores, cocinas, preparas los guisos y lo presentas adecuada mente en la mesa, pasan más de dos días.

 

“Nuestros callos –señala- tienen la ventaja que solo los calientas y ya los puedes servir, pero si los quieres  darles un toque personal, simplemente se lo agregas al preparado. En el caso del mondongo, ocurre lo mismo. Nosotros le ofrecemos la panza con las patas e ingredientes ya cocinados, y sólo bastaría agregarles las verduras y aliños según tu forma tradicional.

Otra  de las ventaja, es que se puede resolver cualquier eventualidad, al instante sin sobresaltos, ya que son productos que los puedes tener en tu nevera sin riesgo a que se deteriore o pierda calidad, lo que significa un ahorro  en dinero, tiempo y mano de obra.

En fin, para quienes deseen degustar estas dos maravillas, nada mejor que visitar el restaurante La Huerta en donde lo elaboran en diversas formas de acuerdo a la tradición española. Demás está mencionar el mondongo que ahora se convierte en una especialidad de la casa nada desdeñable.

Los productos mencionados vienen en porciones de medio kilo y un kilo, se consiguen en tiendas especializadas. Y para pedidos al mayor ellos ponen un correo a la disposición alimentos asturianos@gmail.com. Y para comerlos de inmediato, nada mejor que la barra de La Huerta. Buen Provecho

Dirección: Avenida Francisco Solano. Sabana Grande. Teléfono 761-66-43

El cordero de la Huerta

El "Encendido de Cordero", es un plato creado por los cocineros de La Huerta. Ellos, con la magia que les otorga el manejo de las especias,  adoban la pierna del animal  con orégano, ajo, sal, aceite, ají picante, pimiento, cebolla y vino tinto, para luego dejarla marinar por unas  24 horas,  finalizando la faena con los trozos de carne  cocinándose a fuego lento. El bocado llegará a la mesa acompañado con papas doradas o bien con alguna otra guarnición que desee el visitante.

 Las otras variedades que presenta la carta vienen a ser el cordero al Salmorejo, plato típico canario que llega con papas arrugadas. A este le sigue el cordero a la castellana, nada menos que paletillas de lechal con sal, untadas con manteca de cerdo y servido con ensalada de lechuga y cebollas. Otra sugerencia que llama la atención es el cordero "seco",  que engaña con su nombre pues suele ser bastante jugoso y viene acompañado, con arroz, aguacate y tajadas

Los corderos llegan de una finca localizada en el estado Miranda y se alimentan de pasto natural, dice Gumersindo Romano, socio del
negocio familiar, que cría los animales desde hace 30 años y cuyo interés es ofrecer productos sanos, de calidad y de buen gusto.  Asegura que los animales se cuidan con todo esmero y en ningún momento se les suministran aditivos, esteroides, hormonas o estimulantes para su crecimiento. Sostiene para finalizar  que al rebaño se le hace un seguimiento genético desde que concibieron la crianza, bajo un estricto control de calidad.  Es bueno mencionar que al menú de platos mencionados se suma el queso elaborado a partir de leche de oveja, cabra y vaca, ideal como entrada.

Dirección: avenida Santos Hermini, esquina Las Delicias, en
Sabana Grande. tlf:  761-6643.

Más información: www.barra-gastronomica-com.es